ESPACIO CEAT

CENTRO EXPERIMENTAL DE ARTE TESSIER

La Mujer Mariposa

2 comentarios

La Mujer Mariposa

La mujer Mariposa es un Biodrama Relacional que se constituye desde un procedimiento creativo de orden divergente, e instala su principal foco de atención en las múltiples relaciones que se generan en el proceso. La premisa de generar encuentros poco probables o improbables busca conocer y presentar nuevos mundos o universos posibles: Microutopías de lo cotidiano. Esta transacción relacional toma forma teatral en el gabinete para un solo espectador.

Esta obra nace desde la historia de ” La mujer mariposa” un bizarro recuerdo infantil de Guillermo de la Parra (padre del director) el año 1961 en la Gran Avenida.

Así también, el trabajo dramatúrgico es concebido desde la lógica relacional; es un encuentro poco probable de biografías, de opiniones y de puntos de vista que habrán de cohabitar en un Santiago fracturado y cada día más estrecho.

El montaje se origina a partir del encuentro fortuito entre el director (Martín de la Parra) y la actriz transgénera Daniela Vega. De esta primera instancia surgen entrevistas en las que Daniela cuenta la historia de su transformación, para así llevar a cabo un acontecimiento teatral unipersonal. De esta forma la dramaturgia queda estructurada de partes integrales y particularmente vívidas de estas entrevistas, además consta de citas sacadas del Facebook de la actriz y textos de creación personal relativos a las distintas etapas de su transformación.

La obra adoptó la forma de Freak-Show, en que una cabeza parlante opera como instructora de un rito de pasaje. El espectador ingresa en una cabina en relación directa con Daniela ocupando el rol del iniciado. Las diversas etapas en que se divide se organizan estructuradas en base a las fases de la transformación alquímica sustentado en el imaginario biográfico de Daniela.

El texto no tiene el valor de discurso que pretenda transmitirse como fin último. La atención se concentra más bien en los vínculos inter-subjetivos que surgen desde este “quéhacer” como soporte para encuentros improbables o poco probables.

La improbabilidad en este caso en particular está dada por la identidad de género de Daniela, ya que su cuerpo cultural estáconstituido de símbolos y convenciones femeninas aceptadas por la cultura pero el no-lugar que ella establece al ser transgenera es inmoral. Ser mujer es estar en el lado negativo del binomio, en este sentido, pasar voluntariamente de hombre a mujer es más que una caída. La perspectiva femenina en este caso se establece desde el cuerpo, su incapacidad de reconocerse contra la voluntad de moldearse a su propia imagen. El deseo de este cuerpo de ser reconocido y valorado desde lo que el imaginario tradicional reconoce como femenino supone una fisura al ser llevado a cabo por un nacido-hombre. Es una fisura que obedece al arraigo de convenciones sociales, de filtros de lectura preestablecidos; este arraigo no les permite ser releídos bajo una mirada que no se traduzca en binomios jerarquizados. En este sentido, a través del procedimiento por el que se constituye la obra, se aborda la discusión desde múltiples perspectivas que se confabulan para ser completadas por la del espectador, instalando distintas preguntas: ¿qué significa la feminidad/ ser mujer? ¿que significa que ser mujer pueda ser una decisión? ¿qué implica tomar esa decisión? ¿qué elementos, recursos, pensamientos, cambios constituyen a una mujer?, y por otro lado instala al espectador en una perspectiva auto-reflexiva de su propia identidad como un constructo maleable.

La obra no busca responder estas preguntas, solo instalarlas a través de la experiencia de un encuentro entre dos personas. El espacio de representación de “La Mujer Mariposa” dota este encuentro de un carácter íntimo y bizarro; el espectador se encuentra frente a frente con la Mujer Mariposa, una médium que habla a través de múltiples voces que son las que han construido su propia historia, y que invita al espectador a viajar con ella a través de los proceso alquímicos que resultarán en su transformación. Este encuentro sucede dentro del Gabinete Merced en el que el espectador se encuentra solo frente a la performer. Lo que ahí sucede es de conocimiento exclusivo de quienes están dentro, nadie más puede ver o escuchar la función. Ésta empieza cuando el espectador entra y acaba cuando este sale, luego vuelve a empezar con la llegada de un nuevo espectador.

Anuncios

2 pensamientos en “La Mujer Mariposa

  1. Me encanto la obra es genial la veria 1000 veces más 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s